Google maps twitter E-mail facebook
Clínica Ricardo Muñoz Blog

Archivado el febrero, 2014

25 febrero, 2014 Anécdotas en la clínica dental

anécdotasANÉCDOTAS DE FÁRMACOS

En el día a día de la consulta comprobamos cómo nuestros pacientes, aparte de llamarnos dientistas (dentistas), tergiversan otros nombres de fármacos y productos de higiene dental, escuchando a menudo que se enjuagan con un locutorio (colutorio) o que debido al dolor que tenían, se tomaron un dolotil (nolotil).

Igualmente, nos sugieren que no quieren pastillas de las que se tragan, sino de las que jierven (hierven, efervescentes vamos).

La capacidad de invención para renombrar a los antibióticos es prácticamente ilimitada, pero en una ocasión apunté rápidamente, antes de que se me olvidara, que una paciente refería que debido a la infección, estaba tomando moxiclina con ácido gravídico (amoxicilina con ácido clavulánico).

Un paciente llegó a comentarme que se tomaba un martini para la infección, pero al explicar que se lo habían dispensado en la farmacia, entendí a lo que se refería con un martini (Augmentine).

ANÉCDOTAS DE HIGIENE ORAL

Un pequeño porcentaje de pacientes nunca se han cuidado la boca, en una ocasión y tras una larga explicación por mi parte a un paciente de avanzada edad, acerca de la enfermedad periodontal y la importancia de la higiene bucal, respondió: me ha convencido usted, doctor, igual me compro un cepillo de dientes. Sin comentarios.

Otro paciente con similares hábitos higiénicos, y con un estado bucal deplorable, era reticente a una tartrectomía porque si le quitaba el sarro luego se tiraba varias semanas chupando para sacarse la comida que quedaba entre los dientes. Otro que lo de intentar usar el cepillo de dientes o interproximales o seda dental, ni se lo planteaba.

Un paciente acudió a la para realizarse la exodoncia de todas sus piezas dentarias porque no le gustaba su estética, en realidad todos sus dientes se encontraban bien, pero estaban sepultados bajo una gran masa de sarro; una simple tartrectomía resolvió su problema y lo convirtió en un paciente eternamente agradecido.

ANÉCDOTAS DE EXODONCIAS

En muchas ocasiones, es tal el terror a la exodoncia realizada por el dentista, que el propio paciente intenta la exodoncia en su casa con unos alicates o cualquier otro instrumento no indicado, con lo que únicamente consiguen decapitar la pieza, y acudir posteriormente a que nosotros le extraigamos los renglones (raigones).

Una vez, al dirigirme al paciente para exodonciarle una pieza periodontal con gran movilidad, comprobé que ya la sujetaba entre sus dedos, él mismo se realizó la exodoncia aprovechando la anestesia que le había colocado.

ANÉCDOTAS EN EL CENTRO DE SALUD

En un Centro de Salud me pasó que un paciente origen marroquí llegó tarde a la consulta, y, puesto que había más gente esperando, se le invitó a que esperase a que fueran atendidos los pacientes con cita que habían llegado a su hora. El paciente, muy enfadado comenzó a gritar y a llamarnos racistas por no atenderlo inmediatamente, pero tuvo que permanecer callado al comprobar que el paciente que pasaba en esos momentos era de color y de origen senegalés.

Un paciente acudió al Centro de Salud con molestias en una muela, y al preguntarle acerca de su estado de salud general, nos responde que sano como una manzana. Por suerte para él y para nosotros, el programa informático DIRAYA funciona y su Historia Clínica nos revela que tiene VIH+, Hepatitis B y C.

Paciente psiquiátrico gigantesco que acude al gabinete dental a empastar una muela, pero cuando se le explica que en la Seguridad Social únicamente se realizan exodoncias dentales para población adulta responde: ¿Qué me la quieres quitar? A que te quito yo una muela a ti, dame los alicates y verás. A partir de este momento comienza una persecución del paciente psiquiátrico detrás de mí alrededor del sillón dental mientras la auxiliar avisaba a seguridad.., ¡menos mal que el guardia jurado llegó a tiempo!