clinica
     
 

CIRUGÍA ORAL

 

Cuando el daño que ha sufrido una pieza dental es irrecuperable, como última opción, se lleva a cabo su extracción, una intervención indolora y con las mínimas molestias posteriores.

 

Algunos dientes aparecen en una posición anómala, el caso más corriente son las muelas del juicio, cuya extracción se hace necesaria cada vez con mayor frecuencia. Este tipo de intervenciones se realizan con el mínimo riesgo y sin ningún dolor, de modo que el paciente no tiene ni la sensación de haberse realizado una intervención quirúrgica.

 

Tras la cirugía, es posible presentar signos inflamatorios como tumefacción, calor, enrojecimiento local, dificultad para abrir la boca, incluso unas décimas de fiebre durante unos días. Son parte del proceso de cicatrización.

 

La aplicación tópica de frío ayuda a disminuir la tumefacción, y el uso de la medicación prescrita evita la presencia de dolor y mejora las posibles molestias. Nosotros le proporcionaremos las instrucciones necesarias para que su postoperatorio discurra de la manera más cómoda posible.

 
 
arrowleft blanqueamientos arrowright